Bótox

¿Qué es?

La toxina botulínica, más conocida como bótox, es en realidad la toxina que produce el botulismo. Sin embargo, se aprovecha su capacidad de producir parálisis muscular para utilizarla con fines médicos en el tratamiento de ciertas enfermedades neurológicas y en medicina estética para las arrugas de expresión, que es por lo que más se la conoce. Entre sus numerosas aplicaciones médicas destacan: 

  • El estrabismo.

  • Las distonías.

  • El blefaroespasmo.

  • Las algias vertebrales.

  • La migraña.

  • La hiperhidrosis.

  • La incontinencia urinaria en parapléjicos.

¿Para que se usa?

El bótox se utiliza para distintos padecimientos, la manera estética siendo la más común.

Este actúa en las terminales nerviosas colinérgicas, bloqueando la salida de la acetilcolina, disminuyendo así la velocidad de conducción, y, por ende, la actividad muscular.

En el estrabismo paralítico se utiliza para el relajamiento de la hipertonía muscular, inyectando en el musculo extra ocular lesionado en su tercio medio anterior para lograr efectos intraorbitarios, ya sea de manera retro bulbar o transconjuntival.

El efecto es paralizante local y reversible, por lo que es necesaria su replicación de 4-6 meses después, y su efecto es inocuo para el resto del organismo.